Artículos Publicados

Diario Clarín. Suplemento Mujer.

SEÑALES DE ALERTA - LAS DIETAS EN LOS ADOLESCENTES

A partir de los diez años, un importante porcentaje de varones y mujeres sufre trastornos alimentarios. Cuáles son las vías para prevenirlos y qué pueden hacer los padres para ayudar a sus hijos.

Según un sondeo efectuado por ALUBA (Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia), el 26 por ciento de las adolescentes mujeres y el 12 por ciento de los varones muestran desórdenes alimentarios. El trabajo se efectuó sobre un universo de 90 mil estudiantes (a partir de los 10 años en adelante) de colegios tanto de la Capital Federal como del interior del país. Además, el estudio reveló otras cifras inquietantes: el 9 y el 12 por ciento de las chicas y de los varones respectivamente, presentan síntomas de anorexia y bulimia.

Cuáles son los factores que estimulan estas conductas? Para la psicóloga y nutricionista Edith Szlazer, especialista en trastornos alimentarios y fundadora de BACE (Centro de Bulimia y Anorexia) el puntapié inicial de las dietas se produce por la influencia poderosa del entorno. "La presión de los compañeros es muy fuerte -dice-. En el colegio los chicos se agreden mucho con respecto al físico y eso, muchas veces los lleva a hacer dietas a escondidas".

El problema es que las dietas que hacen los adolescentes por "motu propio" y sin ningún control médico suelen ser bastante anárquicas. "Las mujeres que, generalmente, a partir de los 14 o 15 años son las que están más atentas a las dietas, siguen los regímenes alimenticios que encuentran en las revistas. Y lo peor es que comienzan un círculo vicioso grupal: se las recomiendan unas a otras", apunta la nutricionista Andrea Cohen.

MALOS HABITOS

Las dietas anárquicas pueden derivar en enfermedades serias como la bulimia y la anorexia. Es importante que los padres estén atentos a los síntomas. Según la doctora Mónica Bello, asesora médica y fundadora de ALUBA, "lo principal es que los padres tengan una actitud sana frente a la comida para poder contener a sus hijos".

Una clave para ayudarlos es hacerles respetar a rajatabla las cuatro comidas. Los adolescentes tienen un apetito irregular y comen de una manera desorganizada. Las emociones juegan un papel importante. "Quizás un chico que está nervioso por un exámen, ese día no come nada o por el contrario, se debora todo lo que encuentra a su alcance. Pero esto tiene un límite y los padres lo pueden revertir tratando de equilibrar esta desorganización alimentaria con el resto de la alimentación semanal", aconseja Bello.

Para los expertos, incentivar la actividad física - como la gimnasia y los deportes - también es fundamental en esta etapa de crecimiento para que los chicos no sientan culpa cuando comen y no estén tan pendientes de la balanza.

EL LIMITE DE LAS DIETAS

La otra cara de la moneda es el tratamiento que se les recomienda a los adolescentes que tienen problemas de sobrepeso. Cuál es el límite para someterlos a una dieta rigurosa?

Según los especialistas, es clave abordar un tratamiento para evitar problemas de obesidad en la adultez. Pero la gran diferencia con las dietas que se les aconseja a los adultos es que las de los más chicos nunca tienen que ser restringidas, sino que deberían basarse en cambios en la calidad de los alimentos y los hábitos de consumo. "Lo principal no son las restricciones, sino los cambios en los hábitos de los chicos como por ejemplo, inculcarles el desayuno que los adolescentes suelen pasar por alto.

También controlar lo que los chicos comen en los recreos y reemplazar las golosinas por las barritas de cereal o yogurts", recomienda Andrea Cohen. Otro problema muy frecuente en la adolescencia es la adicción por la llamada "comida chatarra". "Cuando el chico está realizando una dieta no conviene negarle el consumo de estas comidas -agrega Cohen-. Se le puede permitir una vez a la semana y equilibrar luego con otros alimentos sanos del menú hogareno".

En síntesis, no se puede someter al adolescente a severas dietas. En vez de martirizarlo para que baje de peso, hay que poner el esfuerzo en que se mantenga y no siga engordando. "Como estos chicos están en etapa de crecimiento, si logran conservar el peso e incorporar de a poco hábitos alimentarios más sanos, cuando se desarrollen, el cuerpo se va a estilizar", concluye Cohen.

Texto: Belén Ortega

<<volver

ir arriba


Andrea Cohen - Licenciada en Nutrición - Juncal 1722 5° piso - (C1062ABX) Buenos Aires, Argentina
Tel: 4813-0095 - Cel: 15-4935-8861 - E-mail: consultas@acnutricion.com.ar



Diseño: Pixelgrama